Control automático para remaches

El remachado es un procedimiento que se emplea para ensamblar de forma permanente elementos de construcción hechos de materiales idénticos o diferentes.

En los componentes de la industria aeronáutica se utilizan muchos remaches. En el montaje de los aviones, el remachado es un proceso de sujeción en varias etapas que exige el estricto cumplimiento de normas de calidad y seguridad.

Los procesos de sujeción tradicionalmente han necesitado de competencias humanas. Actualmente, el remachado está cada vez más automatizado con el uso de robots que se encargan de procesos largos, compuestos de perforación, fresado y, por último, remachado.

En el sector del transporte, un control de calidad fiable desempeña un papel especialmente importante. El estado y, sobre todo, la estanqueidad de los remaches son esenciales para la seguridad. Sin embargo, en el proceso de sujeción pueden producirse defectos.

Nosotros combinamos sistemas de control mediante visión de alta tecnología que integran robotización con software de tratamiento inteligente. Dada la evolución de la industria aeronáutica, la automatización de la colocación de remaches y del control de calidad asociado es un elemento esencial para el futuro.

Nuestros clientes necesitan una solución para medir las desnivelaciones de los remaches. En concreto, hay que comprobar la profundidad de los avellanados una vez terminado el perforado y medir el enrasado del remache.

En nuestro nuevo proyecto, medimos la desnivelación del remache con respecto a un panel. Este proyecto se basa en dos especificidades: la ausencia de holgura física y una medición precisa del ensamblado.

Para contribuir a la seguridad, nuestros ingenieros han puesto a punto una solución automatizada para medir los diámetros del avellanado y la profundidad antes de colocar las fijaciones, además de una solución para medir automáticamente el enrasado y el escuadre de los remaches con respecto a la superficie. Gracias a nuestra tecnología 3D, comprobamos no solo la uniformidad de los remaches, sino también el estado de superficie del fuselaje después del ensamblado. Ya se han realizado proyectos exitosos con algunos de nuestros clientes.

Las nuevas tecnologías de Edixia garantizan la correcta ejecución de las las técnicas y los procesos empleados para el ensamblado.

Nuestra solución:

  • La medición de los diámetros de los avellanados (perforaciones y fresados) y la profundidad antes de la colocación de las fijaciones.
  • La medición del enrasado y el escuadre de los remaches con respecto a la superficie.

Ventajas:

  • Precisión: en torno a +/-18 µm
  • Medición en línea o manual, rápida y precisa, a la centésima de segundo
  • Detección de fisuras y corrosiones de superficie
  • Sistema integrable en cualquier tipo de línea robotizada o mecanizada
  • Dominio de la calidad